Arreglar una persiana atascada

persiana_7Arreglar una persiana atascada

Muchas veces, después de subir muy rápido o dejar caer una persiana, esta se atasca a media altura y cuesta subirla y bajarla, o directamente no baja, quedando a media altura.
Arreglar este tipo de problemas es MUY sencillo, solo hace falta un destornillador.

Herramientas

  • Destornillador plano o de estrella (phillips)

Realización

persiana_0

 

Lo primero que vamos a hacer es correr la cortina hacia un lado para evitar mancharla y despejar el cajón de la persiana.

Una vez tenemos despejada el área para trabajar, vamos a abrir el cajón de la persiana.
Los cajones mas viejos suelen tener tornillos por la parte de adelante, que iremos quitando con cuidado de que al quitar el último la tabla quedará suelta y hay que sujetarla para que no se caiga y nos haga daño o rompa algo.

 

persiana_1persiana_2

Las persianas mas modernas suelen traer cajones de plástico que cierran encajando unas pestañas. Para abrir este tipo de cajones hemos de buscar por donde introducir el destornillador plano, para girarlo 90º y que se suelte la pestaña. Igualmente hay que tener cuidado para que al terminar de soltar toda la pestaña, la tapa no se caiga al suelo.
CUIDADO: Puede que queden algunas marcas del destornillador en el plástico

Este es el aspecto de un cajón de persiana abierto:

persiana_3

Ahora vamos a bajar la persiana hasta el punto donde se queda bloqueada. Una vez hecho eso, nos fijamos en los laterales de las lamas (las piezas que forman la persiana) y veremos que una sobresaldrá por el lateral mas que el resto.

persiana_4persiana_5

Lo que hemos de hacer es subir 1 centímetro la persiana (para que no se apoye el peso de toda la persiana en esa lama) y empujarla hasta ponerla igual que la anterior y posterior.
persiana_6

Ahora comprobamos que la persiana sube y baja sin problemas de atascos o enganches, en caso de seguir sucediendo, volveremos a revisar que las lamas estén todas alineadas.

Por ultimo, cerraremos el cajón de la persiana colocando la tapa con sus tornillos o en caso de ser de pestañas, situándolas donde corresponde y haciendo presión para que encajen (se puede dar golpes con el puño cerrado si vemos que no entran solamente haciendo presión)

De esta forma tan sencilla arreglamos el problema y aprendemos a hacerlo en caso de que nos vuelva a suceder en el futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *