Arreglo de plafón de cocina (actualizado)

Debido a unas bombillas demasiado grandes y no darnos cuenta de que al montarlas hacían un poco de fuerza contra el cristal se rompió el cristal redondo de un plafón de cocina.

No tengo foto del plafón original, pero era como este modelo pero en marrón wengué:

Plafón redondo

Plafón redondo. Fuente: Lamparas.es

Las posibles soluciones eran ir a buscar otro plafón, una cristalería donde corten cristal translucido a medida en redondo o improvisar algo, que al final fue la mejor solución.

Actualización: este es el cristal roto

Cristal roto

Cristal roto

A Carol le parecía que a simple vista parecía que el hueco resultante y el plafón LOCK de Ikea tenian el mismo tamaño, y tras medirlo y comprobarlo, vimos que el cristal del plafón es poco más de un milímetro mayor de diámetro que el hueco disponible, con lo cual lo podíamos poner sin que se caiga, solo que hay que sujetarlo bien.

Para sujetarlo centrado, después de hacer un “trípode” con vasos de cocina, limpiamos con alcohol las superficies para librarlas de grasilla (de los dedos) y de polvo.

Trípode de vasos

Trípode de vasos

Aplicamos abundante silicona por el lateral para que no se mueva el cristal de su posición y dejamos secar 24 horas.

Silicona secando

Silicona secando

Una vez puesto de nuevo en su sitio, queda genial y con espacio de sobra para seguir utilizando las mismas bombillas.

Resultado final

Resultado final

Espero que os sea útil para algún día.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *